Las 24 horas

Seleccionar página

Los síntomas suelen aparecer a la semana de haber contraído el virus e incluyen, en una primera etapa: fiebre, cansancio, dolor de cabeza, articular, de garganta y muscular. Luego evolucionan a sangrados, vómitos, dolores estomacales, hematomas, erupciones cutáneas, diarrea, fatiga y alucinaciones. A las dos semanas de la aparición de los primeros síntomas el paciente sufre convulsiones, pérdida de consciencia, hemorragias internas y disfunción hepática y renal.

El primer brote se dio a principios de este año en Guinea, cuyas muestras determinaron que se trataba de la cepa Zaire con una mortalidad de entre 60% y 90% entre los afectados. El virus se expandió rápidamente por África occidental y a mediados de este año la OMS declaró que se trataba de la epidemia de ébola más letal de la historia. Los primeros afectados fuera de África se encontraban trabajando en Liberia cuando contrajeron el virus Kent Bradley, doctor estadounidense y Miguel Pajares, sacerdote español. Ambos fueron repatriados a sus respectivos países.

La primera paciente que fue infectada en Europa es una enfermera madrileña que formaba parte del equipo que trató a uno de los repatriados.

Las últimas cifras del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU, (CDC) indican que son 8399 los casos, y que hasta ahora el ébola se ha cobrado 4033 vidas.

No existe una cura efectiva pero la OMS asegura que para el 2015 las vacunas estrían listas.