Las 24 horas

Seleccionar página

En el marco del centenario del Sindicato Médico, la Comisión de Bioética y Derechos Humanos planteó como tema de discusión la eutanasia y el final de la vida, realizando diferentes actividades e instancias de profundización como por ejemplo la mesa de discusión sobre el tema que formará parte del programa del Congreso del SMU.

Para sumar elementos al debate, el SMU por intermedio de Equipos Consultores se realizaron dos encuestas de opinión sobre eutanasia, dirigidas una a la ciudadanía y otra al cuerpo médico.

La primera de las encuestas fue presentada en el mes de junio y puede consultarse en el siguiente link

La segunda, es la que presentaremos a continuación.

La encuesta fue realizada entre el 31 de julio y el 1 de agosto de 2020 sobre una muestra representativa (417 casos efectivos) en un universo de profesionales médicos en actividad en todo el país, socios y no socios del SMU. La modalidad utilizada fue la telefónica mediante aparatos móviles.

Aspectos destacados de la encuesta.

Se visualiza un amplio consenso favorable a la administración de medicación que evite el dolor, en pacientes terminales, aunque esto pueda acelerar su muerte (similar a la población general)

Con respecto a la interrupción de tratamientos que prolonguen el sufrimiento (en médicos: 75%, en población general: 52%)

Hay desacuerdo con prolongar la vida de forma artificial sino hay posibilidad de mejoría (médicos: 91%, población general: 69%) y en dejar que la enfermedad evolucione de manera natural, o sea sin tratamiento (médicos 78 %, población general: 70%).

Dos de cada tres profesionales, tuvo en un período reciente (hasta dos años), pacientes con enfermedad terminal y mucho sufrimiento; la mayoría reconoce haber aplicado medicación para evitar el dolor, aunque pudo acelerar la muerte (62%) y haber interrumpido tratamientos que prolongaban innecesariamente el sufrimiento (52%)

En este contexto en la encuesta se destaca que un 62% de profesionales considera aceptable la idea de “ayudar a morir” a un paciente terminal para evitar su sufrimiento.

Los jóvenes, las personas no vinculadas a ninguna religión y quienes se identifican ideológicamente con la izquierda o centro izquierda son quienes se muestran más acuerdo con esta idea.

Para los encuestados es muy importante que los pacientes manejen en todo momento la información sobre su condición y que éstos sean los decisores últimos sobre los tratamientos de final de vida. En este punto la opinión es más favorable en los médicos que en población general (médicos: 96%, población general: 74%).

Las médicas y médicos en Uruguay muestran una actitud muy favorable a la aprobación de legislación que habilite la Eutanasia Activa en las condiciones propuestas (requerimiento explícito del paciente con enfermedad incurable considerada como insoportable).

La aceptación de la eutanasia en los médicos es similar a la de la población general: 82% en las ambas encuestas. Un 17% de los médicos está en desacuerdo con permitirla.

Quienes muestran menores niveles de aceptación de la Eutanasia se vinculan a personas muy religiosas, o quienes se identifican como cristianos no-católicos, mayores de 55 años.

En el Suicidio médicamente asistido el nivel de aceptación entre los médicos baja a 58%, mientras que en la población general: 62%, diferencia estadísticamente no significativa.

e destaca también que tres de cada cuatro consultados (74%) considera necesario que exista en la legislación la posibilidad de plantear la Objeción de conciencia en caso de considerarlo necesario (por creencias personales o religiosas).

El Dr. Federico Preve, integrante del Comité Ejecutivo del SMU dijo que “los resultados de esta encuesta manifiestan una amplia aprobación por parte del colectivo médico de la eutanasia ante determinadas circunstancias”.

Preve también hizo hincapié en que la encuesta “nos muestra que la mayoría de médicos y médicas aprueban el suicidio medicamente asistido”.

Para Preve, los resultados de las encuestas realizadas por el SMU “abren luz en el debate que el sindicato instaló dentro del colectivo. Ello, sumado al informe de aspectos bioéticos elaborados por la Comisión de Bioética y Derechos Humanos y entregados al Comité Ejecutivo, basados en los principios de autonomía y en la calidad de la vida hasta su final, con una semana destinada a la discusión en el congreso de los 100 años, configuran insumos importantes para definiciones políticas del colectivo médico de un debate social instalado sobre los derechos de las personas a definir libremente sobre el final de su vida».

LEA EL INFORME COMPLETO AQUÍInforme-Eutanasia-Colectivo-Médico-Agosto-2020