Música

Hasta las 13:00 hs.

Seleccionar página

La obra interpretada por Hugo Giachino, bajo la dirección del argentino Becky Garello, que fue nominada al premio Florencio en la temporada 2019, se presentará el jueves 29 y viernes 30 de octubre, a las 20.30 horas, en la sala César Campodónico.

“El otro” es un unipersonal escrito por el autor uruguayo Gabriel Guerrero que lleva al protagonista a situaciones límite e incontrolables. “El otro” se estrenó en noviembre de 2019, en el Teatro de La Candela, con intención de abrir la temporada 2020 de dicha sala.

La pieza fue llevada a diversos puntos del país, subiendo a escena en Centros Culturales o Deportivos. Por la temática que aborda, su puesta en escena y posterior debate, resultó sumamente útil para instituciones que tratan distintos tipos de adicciones. Y así fue presentada en Alcohólicos Anónimos y en espacios de rehabilitación de diversas adicciones. El texto habla del amor y el desamor, de la cordura, el alcoholismo y las drogas.

Tiene mucha realidad en sus palabras, y pone a los espectadores al borde del abismo… El cuidado trabajo del actor, hace que todos se puedan identificar con el personaje desde distintos lugares, ya que los claro oscuros por los que transita el personaje tienen también relación con la cotidianidad y las interrogantes que uno se hace a sí mismo.

“El otro” fue nominada a los premios Florencio 2019, tanto por la puesta en escena como por la labor del actor. Por la complejidad presentada en la definición del personaje el actor logra que tanto alcohólicos, como adictos a drogas o pacientes psiquiátricos, e incluso el público en general se identifique con ese ser sobre el escenario que va pasando por distintos estados de ánimo, enfrentándose a la soledad, el abandono, el desamor, en síntesis a sí mismo.

Un trabajo cuidado del autor muestra las sensibilidades del ser humano en los momentos más trágicos de sus vidas, situando el momento en que el hombre se enfrenta a su propio abismo. El director, Becky Garello, logró sacar el mejor trabajo del actor, Hugo Giachino, para conmover al espectador, algo que se logra en cada función. La obra plantea una reflexión para todos sobre las situaciones por las que pasan las personas en sus momentos límites, y que no pueden controlar.