Vivencias

Hasta las 17:00 hs.

Seleccionar página

La ex fiscal Mirtha Guianze en diálogo con el programa Penúltimo Café (Radio Nacional, 1130 AM), expresó que le parece “preocupante” en el ámbito parlamentario y de la opinión pública todos estos “ataques” al sistema de justicia. En ese sentido se refirió al pedido de desafuero del líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos que  siendo un senador y como tal “tiene que guardar determinadas formas”.

En esa línea, se refirió también a la actitud de Cabildo Abierto de pedir la renuncia del fiscal de corte la cual calificó como una “señal gravísima”.

“Que se hable en la media hora previa poniendo en duda la transparencia de la Justicia. Un senador que hable de magistrados prevaricadores, ese descrédito al sistema de justicia es muy preocupante” porque “son las instituciones democráticas las que están en juego”, dijo y lamentó que no ve pronunciamientos de legisladores –salvo excepciones- del sistema político en el sentido de “respaldar” al sistema de justicia.

Guianze se mostró preocupada y lamento “ese descrédito total que lleva a pensar que la justicia actúa por motivos espurios y sin respetar las garantías”.

La Dra. Guianze dijo en Radio Nacional que “puede haber intereses para tener el voto, compromisos políticos, pero cuando está en juego todo el sistema de justicia me parece que lo más preocupante son los silencios”.

“El discurso de CA ya lo conocemos (…) pero en pleno periodo democrático estamos sintiendo cosas que nunca se habían dicho en este país y la mayor parte de los socios de la coalición permanecen en silencio”.

Con respecto al funcionamiento de los fueros parlamentarios la jurista y experta en DDHH dijo: “Me parece que si hubiera un respeto por las instituciones democráticas,  tendría que haber por lo menos un llamado de atención por la propia cámara. Creo que hay mucha gente esperando que haya un pronunciamiento. Porque cuando habla un senador de magistrados prevaricadores con esa calificación llega hasta la Suprema Corte de Justicia, o sea que esas sentencias están avaladas por los máximos órganos de justicia. Dentro del Parlamento se cuestiona eso así de esa manera tan despectiva, creo que es muy preocupante”.

“Los desafueros por lo visto no están a la orden del día”, dijo Guianze.

Mirtha Guianze también se refirió a las críticas hacia el funcionamiento la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) por parte de las autoridades actuales del ministerio del Interior.

Recordó que por un lado se está atacando al sistema de justicia y por otro lado a la INDDHH que si bien sus recomendaciones no son coactivas “tienen que ser un parámetro para que los Estados midan el cumplimiento” de las declaraciones de DDHH a los que están obligados.

Recordó que “el Estado va a tener que dar cuentas” y recordó  que la INDDHH está inscripta con categoría A en organismos internaciones de Naciones Unidas o sea que puede presentarse en el EPU (Examen periódico universal) con voz. “Creo que la fortaleza de la INDDHH puede estar en ampararse en los organismo internacionales de DDHH porque ese es el sentido de la Institución. Además, fue votada por unanimidad su creación. El actual ministro del interior votó las venias de sus integrantes, no entraron ahí porque alguien los puso a dedo o porque un determinado político los colocó”.

La categoría A es la de las instituciones que cumplen con todos los requisitos de independencia, capacitación, hay un sinfín de condiciones para poder inscribirse, detalló la ex fiscal.

“Uruguay es de las instituciones que tiene la categorización más alta. Todo esto, con un ministro que votó esas leyes y que sabe lo que es la Institución. Me parece bastante peligroso y riesgoso para la imagen internacional del país”.

Recordó que cuando ella estaba a cargo en la INDDHH, el sector que tenía a cargo era el mecanismo internacional de prevención de la tortura. Rememoró que habitualmente se relacionaban con el ministerio del interior y les hacían “observaciones muy duras” con respecto a procedimientos policiales o sistema carcelario.

“El organismo del Estado que tenía más observaciones siempre fue el Ministerio del Interior, dialogábamos, pero nunca se dio una situación como esta de no cumplir ninguna de las observaciones de la INDDHH”.

Consultada sobre cómo puede repercutir en la imagen internacional del Uruguay dijo que nuestro país “tenía una imagen muy positiva”.

“Uruguay tuvo una buena imagen, siempre contestó todas las preguntas y observaciones satisfactoriamente,  esto parecería ser un retroceso. Pesan las palabras del ministro pero también pesan los silencios, no he visto  defensas ni personas que expliquen qué es la INDDHH para qué se creó y para qué sirve”, lamentó.

Consultada sobre la posibilidad de una nueva ley de caducidad. Dijo que es un proyecto de una redacción “técnicamente muy defectuosa”.

“Con esa redacción por supuesto que no puede marchar porque además si deroga la 18831 que restablece la pretensión punitiva del Estado sobre determinado delitos es muy discutible que renazca otra ley”.

“La ley de caducidad está declarada inconstitucional porque además vulnera el principio de separación de poderes. O sea, que eran derechos indisponibles (…) Si quieren hacer una amnistía o indulto necesitan determinadas mayorías, eso  la corte interamericana ha dicho que no son admisibles para ese tipo de delitos”. Hay que ver cómo Uruguay ha interpretado la sentencia Gelman, pero es la jurisprudencia constante de la Corte Interamericana de que este tipo de delitos no son amnistiables.

Dijo que “hay que ver cómo responde el sistema político” y agregó que “están buscando una salida”.

Respecto al reciente tema que tomó estado público en las últimas semanas sobre las actas del tribunal de honor: dijo que lo que ellos han ocultado y no está en esas actas es “qué hicieron con los cuerpos”. “Salvo el caso de Gomensoro, el destino de los demás desaparecidos ellos no dan información de calidad. Recuerdo con mucha tristeza el día que a Macarena (Gelman) le señalaron dónde estaba la mamá enterrada (…) Después era todo mentira, nos llevaron a recorrer todo ese predio del 14 donde había pozos de tiradores, estaban abandonados, nos mostraban aquello como que fueran sitios de interés (…) Los pozos eran pozos que habían hecho para ejercicios de los infantes. Era toda una especie de puesta en escena para inducirnos en error,  una tomadura de pelo”.

“No sé ahora qué es lo que descubren. Esas cosas ya se sabían. Qué es lo que están descubriendo y por qué se va  a la responsabilidad, fulano sabía no sabía, es como que la responsabilidad  va para otro lado, la responsabilidad no es el terrorismo de Estado sino que alguien sabía algo que no lo dijo”, reflexionó Guianze.

“Creo que no hemos logrado que haya una condena social de estos hechos, porque no se ha logrado la difusión que debiera de haber tenido el terrorismo de Estado y las cosas que pasaron. Pero veo con cierto optimismo o por lo menos veo una reacción de la gente joven. Hay una generación de jóvenes que realmente están buscando verdad y buscando difundir. No tenemos muchos canales para difundir y lo que me preocupa más es el tema comunicación, me acordé de Galeano, somos hambrientos de comunicación de calidad. Todos los días encontramos las cosas tergiversadas y no hay muchos canales para salir a difundirlo porque si la gente no sabe lo que pasó no puede condenar puede tener una versión torcida de la historia y minimizar hechos que fueron terribles. Una violación es un hecho repudiable para cualquiera y las violaciones en serie que se produjeron en los establecimientos militares -eso no tiene nada que ver con el honor militar- y sin embargo solamente una vez salieron en un programa de televisión las mujeres denunciantes y de esas cosas no se habla. El silencio es lo peor que nos puede pasar”

“Como cosa buena veo la fiscalía para crímenes de lesa humanidad que está trabajando muy bien y el observatorio Luz Ibarburu que ha sido el esfuerzo de organizaciones sociales, porque ¿qué abogado puede vivir si tiene que defender gratis?. El Estado, como en Argentina, debería proporcionar abogados a las víctimas para seguir los juicios” dijo y abogó por “la batalla por la verdad y la memoria”.

“Sabemos lo que está  pasando en España que ahora están desenterrando los abuelos, cuando Sanguinetti nos ponía de ejemplo España”.