Partido Obrero

Hasta las 12:45 hs.

Seleccionar página

«Ellos piden Verdad y Justicia, nosotros pedimos Verdad» señaló en Bajo La Lupa , Diego Burgueño, hijo del civil Carlos(quien murió el 8 de octubre de 1969 por una bala perdida en el marco del asalto a la sucursal bancaria de Pando por el MLN-Tupamaros).

Burgueño integra la Asociación de Familiares víctimas Tupamaros, quien recientemente se reunió con el presidente de la República, para plantear la necesidad que los textos de estudio narren con objetividad los hechos sucedidos y se reflejen las dos versiones de los hechos. Según la Asociación hoy hay una versión parcializada de los hechos acaecidos en nuestro país.

Según Burgueño, con esta reunión con el presidente se «marcó un hito» y agregó que el mandatario uruguayo les expresó su total apoyo a la iniciativa y los puso en contacto con el ministro de Educación para avanzar sobre el tema de los libros de texto que cuentan una versión parcializada de la historia reciente.
«Los discursos está muy contaminados» dijo Burgueño sobre lo que hoy se cuenta respecto al accionar del MLN, MRO y OPR3. «Eran terroristas» afirmó al tiempo que reflexionó que para «crear una sociedad seria y madura tenemos que empezar a contar toda la verdad».

Carlos Burgueño, era un civil que el 8 de octubre de 1969 -al otro día de nacer Diego – había llegado desde el sanatorio en Montevideo para anunciar en Pando que había nacido su hijo. Carlos estaba tomando un café a la espera del ómnibus que lo traería de regreso a la capital para ver a su hijo recién nacido cuando termina siendo víctima por una bala perdida deltiroteo surgido entre Tupamaros y la Policía. Aquel episodio se conoció como la «toma de Pando», expresión que Diego la considera incorrecta y prefiere hablar de «asalto» porque no hubo ninguna «toma a la ciudad de Pando» sino un asalto a un lugar puntual.

Diego dijo en Bajo La Lupa que pasan los años y sigue el mismo discurso sin conocerse la verdad de las víctimas que cayeron a manos de los movimientos guerrilleros de la época.

Según dijo, «más de 50 terroristas nunca pasaron por un juzgado porque huyeron del país».
El entrevistado dijo en Radio Nacional, que el día que en este país se diga toda la verdad de lo que pasó,habría que modificar entre un 60 y 70% de todo lo que se contó y se mostró «defensor» de la llamada «teoría de los dos demonios».

Según Burgueño, «ahora, el chivo expiatorio es Amodio (Pérez) » y agregó que «hay generaciones que sufren de una amnesia crítica».

«Cuando se abra la caja de Pandora de lo que pasó va a ser bastante inverosímil».
Burgueño lanzó una serie de preguntas y reflexiones sobre el por qué no se dice la verdad desde ambos lados. «¿Alguien se preguntó con quien los militares hicieron los comunicados de febrero? (…) acá hay una responsabilidad genérica».

En diálogo con Bajo La Lupa (Radio Nacional, 1130 AM) Burgueño lamentó que hoy no existen cifras oficiales del número de víctimas que dejó la guerrilla en Uruguay. «Es una verguenza que jamás nunca se tuvo una cifra oficial». En ese sentido, recordó que él ha confeccionado una lista que empezó con 40 y hoy el número asciende a 80 personas.
No integran ese listado 2 peones que también habrían tenido el mismo final que el peón rural Pascasio Báez. «Uno murió atropellado y otro de 2 balazos en la nuca» dijo y puntualizó que no los incluyó en la lista por respeto a las familias de dichas víctimas que por miedo y amenazas nunca denunciaron la situación.
Burgueño en 2012 presentó una denuncia penal contra la cúpula del MLN para reabrir el caso pero no lograba encontrar un abogado que se animara a representarlo.

Finalmente encontró uno que firmó los escritos pero no lo acompañó a los estrados judiciales. Burgueño presentó la denuncia pero fue descartada por el fiscal Pablo Rivas en el entendido que dicha denuncia tenía connotaciones notoriamente políticas.

«Hay temor por hablar de estos temas y la complicidad de no hablar».
Según Burgueño se eliminaron archivos penales del Poder Judicial con datos relativos a lo acontecido en el asalto en Pando.

«También se han preocupado para hacer desaparecer la emeroteca con videos donde se ve el atentado a Radio Ariel y Carve. (…) no eran nenes de pecho, andaban a los tiros».
Burgueño junto a la Asociación Toda la Verdad, piden terminar con la hipocresia y recordó que entre sus integrantes se encuentra Sergio Molaguero, quien por haber sido hijo de un empresario fue secuestrado y torturado.

«Nuestra principal bandera no es el resarcimiento económico» puntualizó Burgueño. «Nos interesa desmantelar esta falsedad creada, esta inmoralidad. Hay una parte de la verdad, hay que contar todo el resto».
Diego Burgueño dejó en claro que no pretende defender a los militares. «Yo no vengo a defender a ningún militar. Sí a las familias de las víctimas» dijo y recordó que en esa época muchos policías murieron a manos de la guerrilla.

Burgueño dijo en Bajo La Lupa que desde la Asociación Toda La Verdad, pretenden reunirse con Familiares de Detenidos Desaparecidos porque según dijo «tenemos un dolor en común».
Desde la Asociación Toda la Verdad pretenden que exista un memorial homenaje a las víctimas que cayeron a manos de los movimientos guerrilleros en nuestro país.